Miguel de Unamuno

Miguel de Unamuno es un poeta, novelista, dramaturgo, crítico literario y filósofo español. Nació el 29 de septiembre de 1864 en la ciudad de Bilbao, y falleció el 31 de diciembre de 1936 en Salamanca. Miguel de Unamuno es uno de los más grandes escritores españoles de su tiempo, y es uno de las mayores representantes de la conocida Generación del 98, junto con otros autores de la talla de Azorín, Baroja o Maetzu. Miguel de Unamuno es uno de los escritores más representativos de la literatura española de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Miguel de Unamuno hablaba los idiomas euskera (vasco) y español. En el año 1888, a la edad de 24 años, Miguel de Unamuno se presentó a unas oposiciones, convocadas por la Diputación Foral de Bizkaia, para postularse como profesor de en Bilbao. Pero, no recibe la plaza, debido a la férrea competencia entre los que se encontraban personajes como un joven Sabino Arana, que contaba entonces con 23 años y que el fundador del Partido Nacionalista Vasco, y Resurrección María de Azkue Aberasturi, de 24 años, quien se convirtió en el presidente de la Academia de la Lengua Vasca en 1919, año en que se creó. Entonces Miguel de Unamuno se traslada a Salamanca, y entre 1891 y 1901, fue nombrado profesor de la asignatura de griego en la Universidad de Salamanca. Llegó a ocupar el cargo de rector de esta universidad hasta en tres ocasiones durante su vida. La pérdida de Cuba se le aparece como el símbolo de la decadencia de España y se convierte en el punto de partida de la Generación del 98, que es el nombre con el que se conoce el movimiento que ha reunido tradicionalmente a un grupo de escritores, ensayistas y poetas españoles que se vieron profundamente afectados por la crisis moral, política y social acarreada en España por la derrota militar en la Guerra Hispano-Estadounidense y la consiguiente pérdida de Puerto Rico, Guam, Cuba y las Filipinas en 1898. Todos los autores y grandes poetas englobados en esta generación nacen entre 1864 y 1876. Algunos de estos autores, ademá de Miguel de Unamuno son, Unamuno, Valle Inclán, Antonio Machado o Juan Ramón Jiménez. La primera vez que tiene que dejar su cargo de rector de la Universidad de Salamanca, fue por su oposición a la monarquía que reinaba en España en la época. La publicación de varios artículos virulentos le forzaron a tener que exiliarse a las islas Canarias en 1924. La caída de Primo de Rivera hace que regrese a la península seis años después, en 1930. Entonces, vuelve a ocupar el cargo de rector, hecho que coincide con la proclamación de la República. Desde su cargo de rector de la universidad, Miguel de Unamuno, se entrega a una batalla final en contra de todos los poderes dictatoriales. El momento álgido de su lucha es sin duda el famosos discurso que pronunció durante una solemne ceremonia, ante el dictador, general Franco, en el denominado Día de la Raza. Dice la anécdota, que cuando finalizó su discurso, los asistentes al actos lo quieron linchar y le debe su salvación a la esposa de Franco, Doña Carmen Polo, quien lo tomó del brazo y lo acompañó a su casa. Debido a este incidente, vovlerá a ser destituido del cargo de rector de la Universidad de Salamanca. Miguel de Unamuno murió bajo arresto domiciliario, coincidiendo con el Golpe de Estado de Franco.
Miguel de Unamino se considera el principal representante del existencialismo cristiano español, es más conocido por su trabajo El sentido trágico de la vida, que le valió la condena del Santo Oficio. Es bastante típico de los tormentos del alma española acerca de la idea de oportunidad para todos de ser místico. En Cristo de Velázquez, expuso en forma poética su cristología, en la tradición de Luis de León. Miguel de Unamuno basa su filosofía en la idea de una sensación de primera y espontánea que la sensación mundial que determina lo que llamamos las ideas, la razón y todo el registro de oposición a los sentimientos del corazón y la razón es sólo circunstancial. Esta sensación es, de hecho, consistente en una sensibilidad finito, en particular a través del habla, de la sed de inmortalidad que nada externo puede extinguir. La primera sensación de reconciliación requiere el corazón y la razón, que es una condición esencial para que la reconciliación sea eterna y subjetiva con Dios. Desde el punto de vista de la religión, Miguel de Unamuno se centra en la dimensión de lucha, una lucha que él ve como el corazón de la fe cristiana, una lucha que surge como una dimensión esencial de la vida. Miguel de Unamuno es el precursor del existencialismo.